Luna Bronze, mi autobronceador favorito.

Hola precios@s!! Qué tal va la semanita? Bueno, como creo que tod@s queremos estar morenas aunque no sea verano, he encontrado algo que os puede interesar. Se trata de una crema hidratante que además deja la piel súper suave.
A mi personalmente, no me gustaban los autobronceadores, porque los que habia probado no me habían ido muy bien que digamos… Lo cierto es que han ido mejorando sus fórmulas y ya hace mucho que no te dejan naranja. Tampoco tienen ese horrible olor a moreno de bote de los de hace unos años. Y se aplican súper fácil.
Y es por eso que ahora sí que suelo utilizar autobronceadores, y acabo de descubrir una marca de autobronceadores PERFECTOS que cumplen todas mis expectativas.
La marca es Luna Bronze. Esta marca australiana no puede ser más ideal: vegana, orgánica y cruelty free. No es de extrañar que venga de Australia. Ya que las personas que viven allí, tienen el agujero de la capa de ozono justo sobre sus cabezas y eso multiplica sus posibilidades de desarrollar cáncer de piel. Es lo que le pasó a una de las creadoras de Luna Bronze. Tras años de tumbarse al sol vuelta y vuelta, le detectaron un carcinoma basal. Viendo que ya no podía tomar el sol para ponerse morena y que todos los autobronceadores que caían en sus manos iban hasta arriba de ingredientes químicos, decidió crear su propia marca.
Así nació Luna Bronze, una línea de autobronceadores a base de aceites esenciales, DHA de origen natural certificado por EcoCert e ingredientes naturales de altísima calidad. O sea, lo que a todas nos encanta. Y, por si fuera poco, con un packaging súper chulo, negro y minimalista y con cero cartonajes innecesarios. Vamos, una marca comprometidísima con el medio ambiente.
Lo primero que me ha enamorado es una crema hidratante autobronceadora. Su nombre es un poco largo: Glow Gradual Tanning Moisturizer. Te la aplicas en el cuerpo como si fuera tu body milk diaria, esperas un poquito para que se absorba bien y no te manche la ropa y listo. No hace falta ser una experta. Es muy fácil de extender y no quedan ronchones. Además, el moreno sube de forma gradual a medida que te la vas aplicando cada día. Vamos, que no te vas a poner súper morena de la noche a la mañana. Está enriquecida con vitaminas A, B y E para mejorar la textura de la piel. Así que a la vez que te pones morena, te queda una piel suave y súper jugosa.
Pero hay más. Dado que ya vamos hacia el invierno y que tampoco queda muy normal estar demasiado bronceada, me ha encantado la bruma facial autobronceadora llume Face Tanning Mist. Se aplica sin manos, simplemente pulverizando sobre la piel del rostro completamente limpia. Dejas que se seque un momentito y ya puedes aplicarte tu crema de cuidado diario o el maquillaje. También puedes aplicarla sobre el maquillaje como bruma para fijarlo. ¿Vale solo para la cara? ¡Claro que no! También puedes pulverizar sobre las piernas, el escote o los brazos. Queda un moreno suavito, sin ronchones, que te va a flipar.
En unas horas notas un tono dorado muy suavito, como si hubieras salido a pasear por el campo. No esperes un moreno de agosto: ni es el producto ni estamos ya en épocas de bronceados intensos. ¿Lo quieres como de recién llegada de la playa? Solo tienes que volver a pulverizar y listo. Todo esto con una agradable fragancia cítrica a mandarina, limón y naranja. Nadie notará que tu bronceado es de mentirijilla. Os invito a probarla, porque vais a veros súper guapas y con aire a vacaciones.
Bueno preciosuras, pues hasta aquí el post de hoy!! Espero que os haya gustado, un besito!!💋💄👠



Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*