¿Vestir de negro resulta apropiado para una boda?

Hola precios@s!! Qué tal hemos comenzado la semana?! Espero que genial!! Llegando estas fechas una de las preguntas más recurrentes que recibimos las que trabajamos en moda, es si vestir de negro resulta apropiado para una boda. La pregunta, desde luego, no es extraña: una tradición no escrita dictó durante años que el color negro -al igual que el blanco- estaba vetado para las invitadas. Esa regla acompañaba a otros mitos seguidos a conciencia, como que en los enlaces de día es riguroso llevar pamela o tocado, o que el largo del vestido jamás debería sobrepasar la rodilla. Y aquí pongo el acento en el tiempo verbal de las dos últimas frases: pasado. En 2019, al mismo tiempo que las novias han rasgado los protocolos más clásicos (volviéndose más libres y más personales), el código de vestimenta también se ha despojado de sus normas más estrictas: sí, se puede vestir de negro y resultar apropiada en una boda. Es más, se puede, incluso, ser la mejor vestida.
Pero para ello, deberás cumplir estos mandamientos.

1.Te mantendrás siempre en la elegancia.
La evolución ritual y estética de una boda no le resta un ápice de trascendencia. Se casen los novios en una catedral o en el jardín de una finca, ese día están sellando un compromiso y una promesa de amor, y semejante declaración implica siempre una dosis de formalidad. Ten cuidado con los encajes y con los tejidos elásticos y todo irá bien.

2. Elegirás un vestido largo o midi.
Desde que hace varias temporadas la largura midi, que cubre las rodillas y no llega a tapar el tobillo, se ha erigido como la quintaesencia de la elegancia. Manténte en esta longitud, que es por la que siempre apuestan mujeres de estilos tan diferentes pero siempre con clase como Victoria Beckham, Meghan Markle o Alexa Chung. Con este lago de vestido tienes la mitad de la elegancia ganada.

3. Te inspirarás en los grandes maestros.
Ya compres en Zara o en Mango, fíjate en los desfiles de primavera 2019 de Valentino, de Dior, de Roksanda Ilincic, de Loewe… Todos ellos apuestan por largos muy largos.

4. Lo combinarás con sandalias planas o con tacón mini. Cuanto más largo sea el vestido, más breve debería ser el tacón. Esta máxima se aplica también a las bodas, primero, porque la combinación resulta mucho más elegante, y segundo, porque podrás bailar hasta la última canción sin el temido dolor de pies.

5. La clave estará en los complementos.
Vestir de negro es una declaración de sobriedad pero cuando se trata de asistir a una boda apreciarás estas tres coordinadas: pendientes grandes, bolsito especial y sandalias joya. Al final el negro es el que más testado tienen muchas y les será fácil iluminarlo con algunos toques de color.

Bueno precios@s, espero que os haya gustado este post, y si tenéis alguna boda este año, os animo a que vayáis con un vestido negro y triunféis siguiendo estos sencillos consejos!! Un besito!!💋💄👠



Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*