Cosméticos rotos? No los tiréis! Os cuento cómo solucionarlo

Hola mía chic@s!! Qué tal estáis? Sois muchas las qien me preguntáis si los cosméticos rotos tienen solución, ya que todas hemos sufrido en más de una ocasión algún accidente con nuestro neceser de belleza. Polvos que se caen al suelo, una sombra de ojos hecha añicos, un labial partido… Pues no los tiréis porque hay soluciones y son muy fáciles.

LABIALES

Cuando las barras de labios están expuestas a temperaturas altas, se reblandecen, y es habitual que se partan. Si vuestra barra de labios favorita se ha partido, podéis dejarla como nueva con el siguiente truco:

Introducir en el congelador las dos mitades del labial partido (la parte suelta de la barra y la del estuche) durante unos 20 minutos.
Sacáis las dos partes del congelador, y con un mechero, calentamos la base de la parte rota para poder fundirla con la base. Procurar que coincidan lo mejor posible para que la barra se extraiga y se retraiga sin problemas.
Una vez unidas ambas partes, deja la barra de labios en el congelador durante unas 8-10 horas. ¡Pintalabios arreglado!

También si se os rompe en dos partes podéis hacer lo siguiente cambiando su forma:

Elegir un recipiente pequeño como un pastillero que tenga una tapa. Ayudaos de un palillo para sacar el producto restante del tubo de la barra de labios y colocar las dos piezas en el recipiente que hayáis elegido. Utilizar un secador de pelo para derretir el producto hasta que quede totalmente liso a modo de vaselina.

 

MAQUILLAJE EN POLVO

Es muy fácil que los polvos compactos se rompan con cualquier golpe o caída. En ese caso, lo normal es que se rompan en mil trocitos y se salgan de su envase. ¿Qué podéis hacer en esta situación?

Recoger la mayor cantidad de producto posible con ayuda de un folio.
Machacarlo con un cuchillo o un instrumento similar hasta que se haga todo polvo.
Verterlo sobre su envase original, si no se ha roto, y agregar sobre el polvo de maquillaje unas gotas de alcohol (el de curar y desinfectar heridas), mézclarlo todo con una cuchara. Cuando consigáis una mezcla espesa, comenzar a compactar los polvos con la cuchara, intentando que la superficie quede lo más uniforme posible. Agregar más gotas de alcohol si es necesario.
Cuando el maquillaje haya recuperado su forma, presionarlo con un algodón o un papel absorbente para eliminar los restos de alcohol.
Dejarlo secar durante un día y comprobaréis que vuestros polvos compactos resucitan.
Otra opción es cambiar su textura convirtiéndolos en polvos en crema:
Primero machacar bien los polvos que se os han roto hasta conseguir un polvo fino y añadir después vaselina.
Colocar la mezcla en un recipiente y meterlo en el frigorífico hasta que quede compacto. Habréis creado una alternativa resistente a las roturas.

 

SOMBRAS DE OJOS

Las sombras de ojos en polvo se arreglan con el sistema anteriormente mencionado. Como los recipientes de este tipo de cosméticos suelen ser más pequeños, podéis usar un tarro o vaso pequeño para trabajar la mezcla de polvo y alcohol y luego echarlo todo en su envase original.

 

MÁSCARA DE PESTAÑAS

Cuando la máscara de pestañas entra en contacto con el aire tiende a endurecerse o secarse. Hay un truco muy fácil para estas situaciones. Solo debéis cerrarlo muy bien y colocarlo por unos minutos en un vaso de agua caliente, este paso tan sencillo le devolverá esa textura cremosa que había perdido. También podéis agregar unas gotas de aceite (almendras, oliva, argán…) en el interior del envase, cerrarlo y agitarlo durante unos segundos. Comprobaréis que vuelve a pintar como lo hacía antes.

 

ESMALTE DE UÑAS

Si os habéis dejado el bote de laca de uñas abierto, no importa, verter un par de gotas de acetona en el ínter y cerrar el envase. Tras agitarlo, habrá recobrado su consistencia original. Si es necesario, agregar más acetona.

Cuando lleváis mucho tiempo sin usar un esmalte, es común que no podáis abrirlo porque la tapa se pega con el esmalte seco. Para que esto no os pase, cuando terminéis de pintaros las uñas y estén completamente secas, tomar un algodón con acetona y pasarlo por la parte superior del envase, para eliminar cualquier resto de esmalte. Después, poner un poco de vaselina alrededor de la rosca y cerrarlo. Esto hará que no se vuelva a pegar y lo tengáis listo para cuando queráis usarlo.

 

LÁPIZ DE OJOS

Muchas veces sentimos frustración en el momento de usar el lápiz de ojos porque no nos pinta del todo; un consejo muy fácil y práctico para darle viveza a los colores es aplicándole un poco de calor (sin llegar al punto de derretir la punta) con la ayuda de un secador de cabello en una velocidad moderada. Una vez que le hayáis dado calor, usarlo como de costumbre, teniendo la precaución de que la punta no esté muy caliente para evitar quemaros.

 

BASE DE MAQUILLAJE MUY OSCURA

Algunas veces no probáis el maquillaje antes de comprarlo y os arriesgáis a adquirir el equivocado. Si comprasteis una base líquida y es un tono más oscuro que el que necesitáis, no os preocupéis, porque esto también tiene solución. Solo debéis agregarle un poco de crema hidratante, esto ayudará a aclararla sin perder su composición.

Bueno mis chic@s, pues hasta aquí el post de hoy!! Qué os ha parecido? Espero que os haya resultado muy interesante, que os sirva y que lo pongáis en práctica!! Un besazooo!!💋💄👠

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*