Purga cosmética, todo lo que deberías saber antes de tirar el nuevo producto que te ha provocado granos

Hola precios@s, ¿Qué tal ha ido la semanita? Hoy os voy a enseñar a identificar si vuestra piel está reaccionando ante un producto o está sanando, ya que muchas veces me decís que os habéis comprado un producto nuevo, y que de repente os estáis llenando de “ganos”.

Seguramente, todas hemos pasado por esa situación de comprar un producto beauty que nos hacía ilusión incorporar a nuestra rutina de skincare y al aplicarlo nuestra cara en vez de mejorar, empeora su aspecto y brotan granitos donde antes no existían. Pues si es así, no os alarméis, porque no siempre tiene que ser una reacción negativa, sino que puede responder a una depuración de la piel conocida como “purga cosmética” y es temporal. Confiar en el proceso, y no os deshagáis de ese producto, y continuar utilizándolo.

Cosméticamente hablando, la purga consiste en un proceso de acelerar la renovación celular de la piel. Es decir, la piel acumula células muertas y grasa que sin una correcta limpieza, acaban bloqueando el poro y producen  microcomedones. Al introducir en nuestra rutina de cuidado facial determinados ácidos, éstos, consiguen ir desbloqueando los poros, permitiendo que se libere toda la suciedad y todas las impurezas o exceso de sebo que tenemos dentro de los poros. Este proceso, suele darse en todo tipo de pieles, pero suele ser más propenso en las pieles sensibles.

Estos son los productos que más aceleran la renovación de la piel:

Los hidroxiácidos, moléculas que actúan como exfoliantes químicos, y encargados de acelerar la velocidad del ciclo de renovación celular para liberar a la piel de las células muertas que se van acumulando. Logran una piel más tersa, brillante y suave a largo plazo (aunque a corto plazo resulten frustrantes). Se dividen en AHAs, BHAs y PHAs (estos últimos son menos irritantes).

Los retinoides, uno de los ingredientes activos más transformadores para la piel. Se debe incorporar paulativamente siguiendo una serie de recomendaciones y está focalizado a la renovación de la capa más externa de las pieles maduras.

Tras aplicar a la piel cosméticos que contienen ciertos componentes (hidroxiácidos, retinol…) su función exfoliante promueve la renovación celular, aflorando los poros tapados a la superficie de la piel, lo que causa la aparición de granitos y puntos negros.

Una recomendación para no dañar la barrera cutánea, es identificar qué productos pueden provocar purga en nuestra piel, e intentar no mezclarlos con otros que sean también muy abrasivos.

El fin de la purga

La única solución ante este “problema”, es dejar que el tiempo lo cure. En el momento que comenzáis a introduciros en el universo del skincare, la paciencia debe convertirse en vuestra mejor aliada, ya que la piel tiene unos procesos largos de regeneración. Cuando se nos presente la purga cosmética, es una indicación de que el producto está actuando, y en principio, debemos seguir manteniendo la misma rutina, ya que es un proceso normal que no necesita de más tratamientos. En el momento en el que se inicia este proceso, la barrera cutánea se ve comprometida, por eso, yo recomiendo emplear ingredientes que ayudan con la reparación de la barrera, como ceramidas y ácido hialurónico en una formulación no comedogénica. Y si estáis utilizando un tratamiento o producto, continuar con un enfoque más lento.

No explotéis las espinillas bajo ningún concepto, en general, manipular cualquier grano está prohibido. No hay que caer en la tentación, porque después de un tiempo, el resultado es una piel limpia, fresca, libre de impurezas y perfectamente equilibrada.

Este proceso depende de cada caso o tipo de piel, puede durar entre 4 o 5 días a 4 o 6 semanas.

Diferenciar entre purga y reacción de la piel

Debemos prestar atención a las señales que emite nuestra piel. Puede darse el caso de que un producto provoque un brote de acné reactivo en nuestra piel.

En primer lugar, poner atención en el lugar en el que aparecen los granitos, los brotes de purga aparecen en los lugares donde se suelen tener granitos, nunca donde los habéis tenido. En este último caso, se trataría de un brote reactivo al producto que os estáis aplicando.

Hay que observar la duración de las espinillas que aparecen, porque por norma general, la purga genera unos granos que duran mucho menos que los normales. Si duran más de 4-6 semanas, es un brote reactivo.

La purga consigue eliminar los microcomedones que en un corto plazo, iban a salir a la luz. Aunque parezca que este producto empeora el estado de nuestra piel, realmente consigue limpiarla en profundidad de una forma más rápida.

Para identificar con más facilidad si el producto está funcionando, debéis introducir el nuevo cosmético sutilmente en vuestra rutina, ya sea usándolo con un día de por medio o aplicando cantidades mínimas.

Bueno precios@s, pues hasta aquí el post de hoy. Espero que os haya gustado, y que os sirva de ayuda. Un besito y feliz finde.

Estos son los mejores exfoliantes de cuero cabelludo para tener un cabello más bonito y estimular su crecimiento

Estos son los sticks SOS que debes usar para no tener más espinillas

Estos son los mejores productos de belleza que he probado y voy a añadir a mi rutina este año.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*